Durante los dos últimos años RIMSA ha llevado a cabo un nuevo proyecto de investigación (SULFPROP) que le ha permitido desarrollar una tecnología novedosa y respetuosa con el medio ambiente que le permitirá la fabricación de sulfuros metálicos sintéticos avanzados. Los resultados de este proyecto han de permitir la obtención de mezclas de fases con distribución homogénea que se convertirán en soluciones a  algunos de los problemas más relevantes de la industria de materiales de fricción.

Los sulfuros metálicos tienen un papel fundamental en los materiales de fricción, en los que actúan como lubricantes sólidos de alta temperatura. Los sulfuros presentes en la formulación disminuyen el desgaste del rotor en los frenos de disco. En general los sulfuros de metales en estados de oxidación intermedios demuestran una mayor efectividad sobre los sulfuros de metales en estados de oxidación completos, por lo que los sulfuros sintéticos tienen mejores prestaciones.

El sulfuro más utilizado es el trisulfuro de antimonio, sin embargo, y como consecuencia de la toxicidad de los compuestos que pueden formarse como residuos, entre ellos el trióxido de antimonio, demostrado cancerígeno para los humanos, existe en los últimos años una tendencia al desarrollo de nuevos sulfuros metálicos que puedan cumplir la misma función que en la actualidad cumple el trisulfuro de antimonio. Entre estos el más destacado es el sulfuro de estaño (SnS), aunque este es un producto con coste muy elevado y muy variable, por el elevado % de Estaño, cuyo precio depende de la bolsa de metales (LME), y que pueden encontrar aplicación principalmente sólo en aplicaciones de equipo origen, pero no en recambio.

Diversas iniciativas se están desarrollando a nivel gubernamental para hacer los materiales de fricción más ecológicos. Un esfuerzo importante se está realizando en la Unión Europea para promover programas para la reducción del nivel de emisiones de los materiales de fricción en servicio. Estos factores están produciendo un cambio en la formulación tradicional de materiales de fricción, hacia los denominados materiales híbridos. En estos materiales se busca eliminar todos aquellos elementos potencialmente peligrosos para el medio ambiente o los humanos. Estas formulaciones intentan evitar en la medida de lo posible la presencia de metales, pero también minimizar la generación de residuos.

De ahí que la introducción de los resultados del proyecto SULFPROP como nuevas formulaciones de sulfuros metálicos de coste moderado y prestaciones optimizadas pueda representar una oportunidad para toda la industria de materiales de fricción de reducir las emisiones perjudiciales, por un lado eliminado la presencia de metales peligrosos y por otro aumentando la resistencia al desgaste de los materiales de fricción. Este proyecto ha sido realizado con el soporte de Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Programa Operativo de Crecimiento Inteligente 2014-2020.