El hormigón reforzado con fibras de acero es un material compuesto con varias propiedades y ventajas, es un material homogéneo, cuya resistencia a la tracción y a la fatiga es superior con respecto al hormigón armado convencional.

Las fibras de acero aumentan la ductilidad del hormigón y aportan capacidad de resistencia residual post fisura debido al efecto de cosido de la misma.

Además su aplicación es rápida, sencilla y segura, y cuenta con una mayor capacidad diaria de producción.