Para la utilización de fibras de acero para el refuerzo del hormigón  hay que tener en cuenta una gran variedad de factores que influyen en su posterior “uso”. Con el fin de alcanzar unos valores elevados de resistencia, trabajabilidad y calidad hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Tipo de terreno y de hormigón, es importante conocer la clasificación del suelo (grava compactadas, grava con arena…) y la calidad del hormigón.
  • Cargas estáticas, son aquellas que actúan de forma permanente sobre la estructura y va variando lentamente en el transcurso del tiempo. Por ejemplo el peso de la propia estructura (vigas, losas…) y el peso del mobiliario que se encuentra dentro, como pallets y estanterías.

cargas estáticas rimsa

  • Cargas dinámicas: son aquellas que varían rápidamente en e el tiempo. En todos los casos son las que durante el tiempo que actúan están en estado de movimiento, por ejemplo el paso de transpaletas, carretillas elevadoras y camiones en alguno de los casos.

cargas dinámicas rimsa

Para ello, un estudio de dosificación facilita la elección de la referencia de fibra de acero más adecuada y la cantidad de fibra por kilogramo necesaria. En rimsa actualmente estamos trabajando en el desarrollo de un nuevo software de cálculo de dosificaciones más avanzado que el actual con el fin de poder dar un mayor soporte a nuestros clientes.

¿Quiere conocer nuestras fibras de acero? 3 opciones:

  • Entre en nuestra web (www.rimsa)
  • Llame al +34 93 666 46 11, o
  • Rellene el siguiente cuestionario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad.