Con el fin de disponer de una base de datos actualizada de las propiedades de nuestra R GLUED 60/0.75, hemos ensayado, de la mano de SMART ENGINEERING y del Laboratorio de Tecnología de Estructuras de la Universitat Politècnica de Catalunya, dos dosificaciones de hormigón diferentes con 3 distintos contenidos de fibras (20 kg/m3, 40 kg/m3, 60 kg/m3). En base al plan de trabajo se han realizado un total de 6 amasadas (150 litros/amasada): 3 hormigones de clase resistente H-25 y 3 hormigones H-45.

Una vez amasado el hormigón se ha verificado la consistencia del mismo mediante el ensayo de Cono de Abrams (Figura 4a), así como la densidad en estado fresco y el % de aire ocluido (Figura 4b), de acuerdo con las normas UNE-EN 12350-2, UNE-EN12350-6 y UNE-EN 12350-7 respectivamente.

También se utilizó otro método para determinar la resistencia residual y la tenacidad de la fibras, el ENSAYO BARCELONA desarrollado por investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (adaptado tanto para probetas cilíndricas como cúbicas de 150 mm).

Para cada dosificación se han moldeado y ensayado seis probetas prismáticas de 150x150x600 mm., 6 probetas cilíndricas de 150x300mm y 6 probetas cúbicas de 150mm. En total se han ensayado 108 probetas por referencia.

Para determinar la resistencia a compresión y el módulo de elasticidad, se ha utilizado la máquina de ensayos de compresión IBERTEST de 3000 kN de capacidad de carga, que permite el control del ensayo por carga y por desplazamiento.

Para la caracterización del comportamiento post-fisuración del HRF se ha empleado la máquina de ensayos INSTROM 8505, dotada de una célula de carga de 100 KN. 

El control del ensayo se realiza por dos sistemas:

  1. Hasta alcanzar la carga de fisuración, mediante el desplazamiento del pistón.
  2. Una vez fisurada la probeta, mediante la abertura de fisura CMOD. Según norma UNE-EN-14651.

Las resistencias residuales a flexotracción se asocian a valores de aberturas de fisuras.

También se utilizó otro método para determinar la resistencia residual y la tenacidad de la fibras, el ENSAYO BARCELONA desarrollado por investigadores de la UPC (adaptado tanto para probetas cilíndricas como cúbicas de 150 mm).

Una de las ventajas que aporta este ensayo es su menor dispersión si lo comparamos con un ensayo de viga (Figura 6 c); éste último puede conducir a dispersiones de hasta el 30-35 %. Así, el Ensayo Barcelona moviliza una mayor superficie de rotura durante el mismo y, por ende, menores dispersiones.

Por último se realizó el Ensayo inductivo,  un método para determinar el contenido y orientación de las fibras en el hormigón.

ALGUNAS APLICACIONES:

PUERTOS:

NAVES LOGÍSTICAS: 

   

Cariñena  (Zaragoza). Nave logística. 15.000 m²

 

      

Transportes Dachser. Logroño. 12.000 m²